alergia-estacional-nino_73944-6084

En primavera suben las temperaturas, el sol sale más a menudo, la gente sale a la calle y parece estar más contenta, las terrazas se llenan... Sin embargo, esta estación del año no trae consigo únicamente cosas buenas. Para muchos la primavera es sinónimo de astenia y/o de alergia al polen.

En España, la alergia al polen es la más frecuente, y está causada principalmente por el polen de las plantas, los árboles y el césped. Según la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Crónica (SEAIC), la alergia al polen afecta a cerca de 8 millones de españoles, y se da con mayor frecuencia en ambientes urbanos que rurales ya que la contaminación atmosférica favorece su efecto.

Principales síntomas de la alergia al polen

Los sintomas son los siguientes:

También es importante que aquellas personas que sufren por primera vez la sintomatología característica de la alergia primaveral acudan al alergólogo para someterse a un estudio que determine el tipo de alérgenos a los que se ha sensibilizado.

Cómo aliviar los síntomas de la alergia

Las medidas preventivas están encaminadas a reducir al máximo el contacto con el polen y minimizar la presencia de ácaros:

Mantente al tanto de los recuentos de pólenes de tu ciudad. La SEAIC tiene una web en la que podrás consultar los niveles ambientales de polen: www.polenes.com

Si sigues estas pequeñas pautas y consultas a tu médico o farmacéutico para que te indique cuál es el tratamiento más indicado que debes seguir ya verás como no tienes nada que temerle a la primavera. ¡Que la disfrutes!